lunes, 5 de marzo de 2007

Medicina natural

- Buenas tardes,

- ¿Qué se le ofrece , 'marqués'?

- ¿Y ese título?

- Pues ya ves, como se vende usted tan caro, y desde las ocho de la mañana no se ha dignado darme un paseo, debe habérsele subido algo a la cabeza. Por eso le 'marqueseo'.

- Vale, tienes razón en lo del paseo, en lo de que 'no sé qué' se me haya subido 'no sé dónde', creo que estás equivocada.

- Decía ... que qué se le ofrecía.

- Pues charlar contigo, sencillamente. Lo necesito.

- Vaya, ya voy entendiendo un poco mejor. Usted frecuenta mi compañía, 'cuando me necesita'...¡ muy generoso!

- Tú también lo haces... Acudes a mí cuando necesitas caricias, comida, paseo y otras cosas... No está mal echar en falta a alguien

- Bueno, yo diría que depende de que tipo de 'falta', pero vamos a dejar las puntaditas y empezamos.

- Pues mira, además de que hablar contigo me relaja, y me quita gran parte de la mala leche que uno va acumulando a lo largo del día, te iba a decir algo que observé esta mañana y que no tuve tiempo de decirte porque tenían que marchar al curro.

- Vaya, así que 'observándome' ¿Y qué observaste?, si se puede saber.

- Pues mira, comilona, como estos días entre celebraciones y otras circunstancias te has puesto las botas con salchichas, salchichones y otros caprichitos que te han alejado un poco de tus 'bolitas', he visto que te has dado a la medicina natural.

- Kesquesé, eso de la 'medicina natural'? Me lo explique

- Es algo que habla en tu favor , a favor de tu instinto y del de tu gente

- ¿ Ah , sí? ¿ O sea que es más bien un elogio? Y yo sin enterarme. Te escucho don Observer

- Mira, así como nosotros , los humanos, para curarnos de nuestros males nos atiborramos de pastillas, grageas, analgésicos, antibióticos y demás porquerías , vosotros encontráis en la naturaleza remedio a vuestros males. Observaba esta mañana como aliviabas tu estómago pesado a base de hierbas, y veía que escogías la que mejor te convenían sin que ningún veterinario te haya aconsejado lo que deberías tomar. Además he comprobado que tienen efectos saludables y efectivos.

- Señor marqués, es que vosotros os complicáis cada vez más la vida. Me basta con ver ese armarito donde guardáis todas vuestras medicinas. Parece una farmacia en miniatura y no quiero contar las cajas , botes y demás material que tenéis ahí guardado. Aparte de las pastillas que te da el 'vete', para todos esos bichos pequeños que se pegan a mi cuerpo , un ligero mal que tuve y las vacunas que se inventa el vete para aumentar su minuta,¿ cuándo me has visto a mí que si la pastilla del desayuno, la del mediodía, la de la merienda, la de la noche...? Unas 'finas hierbas' de vez en cuando y arreando. ¡Ay canijos!

- Tengo que darte la razón, vivimos a base de pastillas y aún así no nos sentimos la mitad de bien que tú.

- Pues a ver si espabilas y llevas una vida más de acorde con tu 'animalidad', personita.

- Lo tendré en cuenta, doctorcita

- De 'doctorcita' nada, en todo caso, 'Doucevita'.

1 comentario:

Itaquita dijo...

Hola, Douce:

Esta conversación con Julio, no la habréis tenido (por casualidad) tras ver mi foto en el fotolog de Marga, ¿no?

Besinos
Pola