jueves, 8 de marzo de 2007

Día de la Perrita Trabajadora

Yo no soy una perrita que se apunte a eso de las fechas señaladas para celebrar algo, por narices , pero hoy voy a hacer una excepción para proclamar el feminismo como yo lo entiendo.

- En primer lugar todos los ‘ismos’, sean catolicismos, socialismos, o feminismos, me asustan. Me suenan a doctrina, a afiliación, a gregarismo en una palabra, y a mi me gusta ser femenina singular.

- Yo no soy feminista, soy muy, muy femenina. No imparto doctrina, me limito a ser yo misma, por eso no quiero caer en los mismos vicios de las que emprenden ‘campañas’ y usan las mismas armas que aquellos a quienes combaten

- Para mí la feminidad, no es una cuestión de ‘cuotas’, me suena a concesión, a matemática. La feminidad no es algo que se otorga es algo que se ejerce y que debe tratar de imponerse por sí sola.

- Si para ser femenina tengo que obrar como los ‘machos’, prefiero quedarme como estoy. No necesito regalos de nadie.

- Estoy orgullosa de ser como soy, tierna, inteligente, flexible, intuitiva, con mano izquierda, delicada, segura de ser como soy, sin tener que parecerme a nadie.

- Lo que el mundo necesita no es que las féminas alcancemos a la fuerza el poder. Tenemos nuestra propia manera de ejercerlo, muchas veces en silencio y cuando lo ejercemos solemos ser mucho más equilibradas que la forma masculina de ejercerlo.

- Para cometer las mismas estupideces que los hombres no es necesario ocupar sus puestos. A veces las que ejercen como ‘feministas’ de carnet dicen y hacen las mismas estupidices. No es el poder el que cambia el mundo, es la feminidad bien entendida la que puede cambiar las formas de mandar.

- Podría escribir más sobre mi feminidad, nunca sobre mi feminismo, pero creo que ya me he granjeado el número suficiente de ‘enemigas y enemigos’.

¡Que le voy a hacer, si yo, no nací en el Mediterráneo! (Aunque me hubiera gustado)
----------------------------------
Mi regalo: Un fado de una voz muy femenina



Meu amor meu amor
meu corpo em movimento
minha voz à procura
do seu próprio lamento.

Meu limão de amargura
meu punhal a escrever
nós parámos o tempo
não sabemos morrer
e nascemos nascemos
do nosso entristecer.

Meu amor meu amor
meu nó e sofrimento
minha mó de ternura
minha nau de tormento

este mar não tem cura este céu não tem ar
nós parámos o vento não sabemos nadar
e morremos morremos
devagar devagar.

1 comentario:

Itaca dijo...

¡Muy bien Douce! ¡Así se habla! ¡Estoy totalmente de acuerdo contigo en todo lo que has dicho! Por mi parte no sólo no te granjeas una enemiga, sino que haces que los lazos de nuestra amistad de perrunas se estreche.
Lametones varios...
Pola