martes, 6 de marzo de 2007

Dame la manita Pepe Lui

Pequeño HOMENAJE A JOSÉ LUIS COLL,
pequeño GRAN HUMORISTA

Pues mira Douce, aprovechando o abusando de tu hospitalidad, hoy “ hablaremos aquí del gobierno”, bueno, no, no tengas miedo. No quiero ensucias tu casa -Chez toi - con porquerías. Era sólo una broma, tu casa no está para hablar de tonterías, sino de cosas tan serias como el humor.

Sí, Douce, porque hoy nos hemos perdido a uno de esos benefactores de la humanidad, que son esas personas que nos han alegrado la vida y alegran la vida. No sé cuántos humoristas habrá que tengan una estatua, una calle o una plaza dedicada a su nombre , sin embargo tenemos que ver cientos de estatuas con generales a caballo, sus atributos al aire, me refiero al caballo.

Hoy, desde las alturas, se ha vuelto a oír aquella frasecilla mil veces repetida allá por los setenta, cuando éramos mucho más ingenuos y celebrábamos cualquier cosa que se repitiera: “ Dame la manita, Pepe Lui”. Era de nuevo la voz de Tip , vestido de frac, rogando a Coll -José Luis Coll - que le diera su manita y montar un número allá en las alturas.

Imagínate Douce a un Dios que no sé por qué nos lo muestran como un anciano con barba blanca y muy serio. Imagínate al espigado de Luis Sánchez Polack tratando de transgredir el protocolo celestial , montando un numerito por todo lo alto donde nos imaginamos a todas las ‘almas piadosas’, gente muy de derechas, riendo ante las explicaciones de Coll de cómo llenar un vaso de agua y su correspondiente traducción al francés, que debe ser la lengua diplomática allá en las alturas.

Seguro que esta noche antes de irse a dormir y rezar eso de las “cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos que me la guardan” Luis dará la bienvenida a Coll, cantando:
“Se ha quedao sin pantalones,
pobrecito Pepe Lui,
con las nalguitas al aire,
va a las rebajas de aquí...

Dame la manita Pepe Lui
Dame la manita Pepe Lui

Me imagino a toda la corte celestial, reteniendo la risa , hasta ver que el mismo Dios rompe la seriedad y el protocolo celestial, suelta una divina carcajada, y entona :

“Dame la manita, Pepe Lui…" Y el coro de los ángeles, de los arcángeles, los querubines , los serafines, los ambrosios, los fermines y demás habitantes celestes se dan la mano y, en coro, repiten . “Dame la manita...”

Los ecos llegan a la tierra , Rajoy llama a Zapatero y le dice también :
“Dame la manita Pepe Lui
que tu pantalón de felpa,
se te ha roto por ahí
Capullito. Capullito de alelí”

3 comentarios:

Itaca dijo...

No sabes de qué modo me uno a tu homenaje a Coll. Para mí ha sido siempre un maestro del humor. Yo me río mucho, ¿sabes? Y adoro hacer reír. En una ocasión, hace ya muchos años, Coll me entrevistó en su programa de tele "hablando se entiende la gente". Se portó genial conmigo. Y, ¿sabes algo más?, a mi madre, desde que tiene esta enfermedad, siempre que la cojo de la mano, le digo eso de "dame la manita Pepe Lui" y siempre, siempre, le arranco una sonrisa. Algo así no tiene precio. Me refiero al legado de los humoristas.
Gracias Julio.
Besinos

El burro Romero dijo...

Desde el establo nos unimos al dolor por la pérdida de tan gran humorista (aunque pequeño de talla)

Anónimo dijo...

i very much enjoy your posting style, very useful.
don't quit and keep penning considering the fact that it just simply nicely to read it,
impatient to look at even more of your content, have a great day :)